Alberto Rodríguez afirma que las polémicas carpas para personas migrantes en Arrecife demuestran de nuevo la “ineficacia de las políticas erróneas de contención y gestión de las migraciones”

Podemos Podemos Canarias, Sin categoría

  • El diputado canario pregunta al Gobierno de España si “son instalaciones adecuadas y disponen de personal suficiente para garantizar una adecuada atención de las personas migrantes que han llegado a la isla”.
  • También demanda saber si están previstos traslados a los centros de atención humanitaria gestionados por ONGs en otras islas y si se permitirá que puedan visitar las carpas organizaciones defensoras de los Derechos Humanos.

Alberto Rodríguez, diputado del Grupo Parlamentario Confederal Unidas Podemos-En Comú Podem-Galicia en Común por la provincia de Santa Cruz de Tenerife, considera que las polémicas carpas aledañas a la comisaría de la Policía Nacional de Arrecife instaladas para acoger a personas migrantes  son una nueva demostración de que “el sistema migratorio en Canarias hace visible cada día su ineficacia con una serie de políticas erróneas de contención y gestión de las migraciones”.

Unas circunstancias que se agravan en Lanzarote, “lo que obliga a realizar políticas específicas para que no se sigan repitiendo respuestas institucionales con medidas injustas, arbitrarias e innecesarias, que agravan las situaciones de vulneración a los Derechos Humanos”.

Por tal motivo, ha preguntado al Gobierno de España si estas instalaciones “son adecuadas y disponen de personal suficiente para garantizar una adecuada atención de las personas migrantes que han llegado a la isla”, además de interesarse por conocer “cuánto tiempo permanecen las personas migrantes” en las mismas.

El diputado también está preocupado por conocer si la instalación de esas infraestructuras “se ha realizado con suficiente transparencia y con una adecuada colaboración institucional”, así como saber “durante cuánto tiempo está previsto que continúen instaladas las carpas” y, sobre todo, si “permitirá el Gobierno que las organizaciones defensoras de los Derechos Humanos puedan visitar las carpas”.

Rodríguez ha registrado estas preguntas tras la denuncia pública del Ayuntamiento de Arrecife sobre  la ilegalidad del campamento para la acogida temporal de personas migrantes que el Ministerio del Interior está habilitando en un solar de la Autoridad Portuaria, pues lo considera “indigno e inseguro” y ha pedido documentación que acredite que cuenta con la cesión por parte de Puertos de ese terreno, pues el consistorio considera que “se ha realizado con total opacidad y sin mantener la mínima colaboración institucional”.

Por este motivo, el diputado tinerfeño de Unidas Podemos traslada al Congreso “las preocupaciones y susceptibles irregularidades que se pueden estar dando en las carpas instaladas en los aledaños a la Comisaría de la Policía Nacional de Arrecife”.

Al respecto, recuerda que en julio el Ministerio del Interior aseguró que estaba trabajando en la instalación de un Centro de Atención Temporal a Extranjeros (CATE).

“En un informe que ha elaborado Protección Civil de Arrecife se advierte de que se trata de una zona con riesgo de inundación de aguas fecales y que en dicho emplazamiento pueden concurrir una gran variedad de riesgos a la vista de las instalaciones de estructuras desmontables, por no hablar de que se desconoce si habrá grupos electrógenos o que puedan poner en riesgo la vida e integridad física de las personas al no haber tampoco una evaluación de los riesgos ni plan de seguridad y de evacuación”, afirma el diputado.

Desde Unidas Podemos se insiste en conocer si considera el Gobierno que las capacidades previstas del CATE de Lanzarote “son suficientes para garantizar los Derechos Humanos de las personas migrantes que se encuentran actualmente en la isla” y, además, “si está previsto realizar traslados a los centros de atención humanitaria gestionados por ONGs en otras islas” y, en caso de ser así, “cuáles serían los criterios que se tomarían en cuenta y la periodicidad de estos traslados”. “La realidad nos exige una intervención planificada y de urgencia, que ponga a las personas al centro y permita mejorar tanto las condiciones de vida de las personas migrantes como la de las que realizan los servicios de emergencias, personal sanitario y voluntariado”, concluye Rodríguez.