Pedimos al Gobierno del Pacto de las Flores que “abandone definitivamente la construcción del macroproyecto de Fonsalía”

Podemos Grupo Podemos ParCan

  • Manuel Marrero: “el Gobierno de Canarias debe certificar la defunción administrativa de este proyecto imposible que supondría un nuevo atentado medioambiental para nuestras costas”.
  • El grupo parlamentario considera que el Ejecutivo debe dejar ese puerto sin dotación presupuestaria y “buscar  alternativas al tráfico marítimo en la provincia occidental que pasen por la adecuación, modernización y mejora de las infraestructuras actuales”

Manuel Marrero, portavoz del Grupo Parlamentario Sí Podemos Canarias, ha pedido este martes al Gobierno del Pacto de las Flores que “abandone definitivamente la construcción del macroproyecto de Fonsalía, así como de cualquier inversión presupuestaria relacionada con el mismo, y se comprometa a buscar una alternativa más sostenible al atasco portuario de Los Cristianos”.

Ese es el objetivo de la iniciativa presentada en rueda de prensa por Marrero, quien reiteró que Sí Podemos Canarias se opone “a la construcción de una infraestructura innecesaria”.

El portavoz parlamentario ha recordado que, precisamente por esa oposición de Sí Podemos Canarias y por exigencia expresa de la formación política, no se incluyó acuerdo alguno sobre Fonsalía, aunque los otros tres miembros del pacto sí estaban de acuerdo con su construcción.

Tal es así que en el pasado mes de junio, el impulso al puerto de Fonsalía consiguió en el Parlamento el voto de los 66 diputados y diputadas del Grupo Mixto, la Agrupación Socialista Gomera, Nueva Canarias, el Partido Popular, CC-PNC y el PSOE.

“El único posicionamiento contrario a este nuevo intento de pelotazo y destrucción de nuestro litoral fue el de Sí Podemos Canarias”, ha insistido.

Sin embargo, ya en agosto se conoció la caducidad de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) y tanto Nueva Canarias en Tenerife como destacados miembros del Partido Nacionalista Canario (PNC) comenzaron a mostrar su desacuerdo con el proyecto.

Según ha recordado Marrero, ya en septiembre el vicepresidente del Gobierno y consejero de Hacienda, y líder de NC, Román Rodríguez, dijo que se trataba de una infraestructura “desfasada, cara e insostenible” y a principios de octubre, Coalición Canaria de Tenerife acordó, tras la reunión de su Consejo Político, rechazar de manera definitiva el proyecto de Fonsalía.

Asimismo, el consejero de Transición Ecológica, el socialista José Antonio Valbuena, aseguró, literalmente que “hay muchos elementos que hacen casi inviable la ejecución de ese puerto”.

Por este motivo, Sí Podemos Canarias considera que ahora el Parlamento debe volver a debatir sobre el macroproyecto y decantarse por instar al Ejecutivo a “buscar  alternativas al tráfico marítimo en la provincia occidental que pasen por la adecuación, modernización y mejora de las infraestructuras actuales” y no por construir una nueva.

Sí Podemos Canarias insiste en que el nuevo Informe de Impacto Medioambiental no superará los requisitos porque la legislación actual es más exigente que la anterior a 2008 y, entre otras cuestiones, la zona que discurre entre la costa suroeste de la isla y La Gomera es Patrimonio de Ballenas por una población residente de calderones tropicales única en el mundo, de unos 200 ejemplares.

Además, también coexisten en la Zona de Especial Conservación (ZEC) Teno-Rasca el delfín mular, la tortuga boba, aves marinas como el águila pescadora o invertebrados como las esponjas cerebro y multitud de algas.

Para finalizar, Marrero ha afirmado que “tanto el creciente rechazo social como el tiempo han dado la razón a Sí Podemos Canarias cuando avisaba de que no se podía continuar con el modelo del desarrollismo desenfrenado de 1998”, cuando se ideó el proyecto.

A este respecto, recuerda que la campaña lanzada por Ben Magec Ecologistas en Acción contra la construcción del puerto de Fonsalía recabó más de 417.000 firmas y que una encuesta lanzada por el digital CanariasAhora en julio culminó en que el 81 por ciento opinó que la infraestructura no es necesaria  y solo un 6 por ciento consideraba necesaria su construcción.

“Ahora solo falta que el Gobierno de Canarias certifique la defunción administrativa de este proyecto imposible que supondría un nuevo atentado medioambiental para nuestras costas”, ha concluido.