Gran Canaria contará con un nuevo recurso alojativo para mujeres víctimas de violencia de género y con alguna adicción

Podemos Actualidad, Cabildo de Gran Canaria, Gran Canaria, Secretaría de Feminismos y Diversidad

  • El proyecto MADAY cuenta con un presupuesto de 260.000 euros anuales que aportaran al 50% el Cabildo y el Gobierno de Canarias
  • La vivienda de acogida temporal tendrá capacidad para acoger a 14 mujeres víctimas de violencia de género y con problemas de adicción

El Cabildo de Gran Canaria, a través de la consejería de Igualdad, Diversidad y Transparencia pone en marcha junto con el Instituto Canario de Igualdad el Proyecto MADAY, un nuevo recurso alojativo para mujeres en situación de violencia de género y con problemas de adicción.

El objetivo es ofrecer un espacio de seguridad y autonomía para las mujeres víctimas de violencia de género y con problemas de adicción, posibilitando un acompañamiento integral y recuperación de su problemática. El proyecto cuenta con la experimentada Fundación Yrichen, que durante los últimos treinta años han ayudado a personas de todas las islas a superar sus adicciones.

La consejería de Igualdad, Diversidad y Transparencia consigue mejorar con el proyecto la red de acogida en la isla. “Un gran avance en la lucha contra la violencia de género, ya que se trabajará desde una doble perspectiva e intervención, un recurso novedoso que se llevaba solicitando desde hace mucho tiempo”, añadió hoy la responsable de área, Sara Ramírez.

Esta es la segunda casa de acogida en España, y acogerá a 14 mujeres que recibirán también asesoramiento laboral para mejorar sus condiciones de vida.

La casa terapéutica, supone todo un reto a nivel profesional al unir los dos tipos de intervención ya que en algunos casos existe una correlación ente la violencia de género y las adicciones llegando a retroalimentarse y dificultar el proceso de recuperación.

Durante el tiempo que dure la estancia se les proporcionará atención personalizada a nivel social, educativo, psicológico y médico en adicciones y perspectiva de género, además de recursos jurídicos y económicos que cubran las necesidades específicas de las mujeres que lo requieran.