Manuel Marrero: “el Gobierno del Pacto debe crear ya una empresa pública de generación, distribución y comercialización de la energía que acabe con los ceros energéticos”

Podemos Grupo Podemos ParCan

  • Frente a los lobbies de las eléctricas, que saquean nuestros bolsillos e influyen en la toma de decisiones políticas a todos los niveles defendemos los derechos de la ciudadanía a producir su propia energía, a democratizar la propiedad de la energía y a ser los dueños de nuestros contadores”.

El portavoz del Grupo Parlamentario Sí Podemos Canarias, Manuel Marrero, ha solicitado la comparecencia urgente en la Cámara regional del consejero de Transición Ecológica, Lucha contra el cambio climático y Planificación Territorial, José Antonio Valbuena, para abordar el nuevo cero energético que ha sufrido la totalidad de la isla de Tenerife el miércoles 15 de julio, lo que a su juicio “supone ya algo mucho más grave que una tomadura de pelo y empieza a ser una estafa a la ciudadanía”.

“Frente a los lobbies de las eléctricas, que saquean nuestros bolsillos e influyen en la toma de decisiones políticas a todos los niveles, y que compran voluntades políticas con puestos en sus consejos de administración, frente a todo ese entramado corrupto, desde Si Podemos Canarias defendemos los derechos de la ciudadanía a producir su propia energía, a democratizar la propiedad de la energía y a ser los dueños de nuestros contadores”, asegura Marrero.

El portavoz parlamentario quiere que Valbuena explique los “avances, inversiones y medidas” que tiene previsto el Gobierno canario “que impliquen un cambio de modelo energético para Canarias que impida nuevos ceros energéticos”.

Por su parte, Sí Podemos Canarias aprovechará el debate para volver a insistir en la necesidad de que la Comunidad Autónoma “cree ya una empresa pública de generación, distribución y comercialización de la energía” en las Islas “si de verdad queremos avanzar hacia la soberanía energética y no depender ni del exterior ni de las multinacionales instaladas en nuestras islas”.

“Los servicios esenciales, y la energía es uno de los fundamentales, deben estar bajo el control público”, insiste Marrero.

Sí Podemos Canarias recuerda que el del 15 de julio es el sexto fallo que sufre Tenerife desde 2002, el cuarto ‘cero energético’ y el segundo en menos de un año”, lo que hace pensar que “el problema está en el modelo por el que apuestan Unelco y REE.

Por ello, Marrero insiste en que hay que abandonar el modelo actual defendido e instalado por Unelco y REE, basado en “concentrar la generación de energía en pocos lugares del Sur de Tenerife y luego completarlo con un largo sistema de transporte y las consiguientes pérdidas”.

“Si la propiedad de la producción de la energía se democratiza, si los contadores son propiedad de las canarias y los canarios, los ceros energéticos se solucionarán”, defiende Marrero.

Para Sí Podemos Canarias, todo el “entramado” es una “estafa”, empezando por el “mantenimiento de centrales de respaldo que no funcionan”, pasando por “las exiguas multas que deben pagar por sus fallos en el suministro eléctrico, que les salen tan rentables a estas empresas que no les preocupa volver a cometerlos”, y acabando por “la última propuesta energética de Endesa, donde sigue manteniendo el gas”.

“Nuestra apuesta es por la generación distribuida, el autoconsumo, a través de energías renovables, el fomento del cooperativismo, la geotermia en islas que potencialmente podrían disponer de ella, como Tenerife, La Palma, Gran Canaria y Lanzarote, pues esa sí que sería la auténtica energía de respaldo”, insiste Marrero.

Además, incide en que en el marco de la Unión Europea (UE), tanto en el Plan de Reconstrucción como en el anteproyecto de presupuestos para el septenio figuran la apuesta por la descarbonizacion de la economía y por las energías renovables y en el marco español y canario, las leyes de transición ecológica y lucha contra el cambio climático abundan en la misma dirección. “Todo ello nos tiene que servir para sentar las bases de un nuevo modelo energético y, por tanto, también de un nuevo modelo productivo en el camino hacia la soberanía energética”, concluye