‘Las elecciones del 26M como oportunidad histórica’

GP Podemos Canarias Artículos de opinión

El 28 de abril los progresistas y gentes de izquierdas de este país nos alegramos por la victoria de la izquierda, que cerraba paso a un “pacto a la andaluza” de las tres derechas. España había dado la lección de que no pretendía dar pasos atrás, ni quería una España excluyente que enfrentase a una parte de los ciudadanos/as con otros/as.

Hay que destacar en Canarias varios datos: El PP, siguiendo su estela en el resto del Estado, se desploma perdiendo la mitad de los votos y 3 escaños, el giro a las posiciones de extrema derecha, más la corrupción, benefició electoralmente a VOX y a Ciudadanos.

CC casi dobla sus resultados a costa del PP, dicho de otra manera, CC se ha convertido en el refugio de la derecha en la provincia de Tenerife. El PSOE capitaliza la pérdida de votos de Nueva Canarias, que se queda fuera del parlamento, y de Podemos, obteniendo 70.000 sufragios y 2 diputados más. Unidas Podemos se deja por el camino 31.000 votos pero mantiene los 3 escaños. Ciudadanos obtiene cerca de 40.000 sufragios más y mantiene su representación, mientras que VOX obtiene 69.398 votos quedándose fuera del reparto. Por consiguiente, la izquierda gana en votos y en escaños.

Canarias subió en participación frente a 2016 (64,37 %), a un 68,14 % en 2019, quedándose por debajo de la media nacional que fue del 75,75%, como suele ser habitual. Estas cifras de participación son fruto de que estas elecciones han sido percibidas por la mayor parte de los ciudadanos/as como unas elecciones clave que marcarán el rumbo de este país para los próximos años, en un momento crítico en nuestro país.

Por otro lado, el CIS realizó una encuesta para las comunidades autónomas antes del 28A, que no mide, por tanto, el efecto de las elecciones, y que hay que mirar con las reservas correspondientes. En esa encuesta, el CIS auguraba una victoria por la mínima de la izquierda, con lo que podría desalojar, por primera vez en desde 1995, a CC del poder.

Sin embargo, existen riesgos evidentes de que este resultado dado por las urnas y por el CIS se pueda no repetir en mayo. Existe una posibilidad de que una parte del electorado progresista y de izquierdas, tras alejar el “fantasma” del trifachito del poder, se desmovilice al considerar las elecciones locales, autonómicas, cabildicias y europeas, como unas elecciones menores. Esto podría facilitar que por unos miles de votos, en unas elecciones muy disputadas, la derecha se haga con el poder con un “pacto a 4”, que podría incluir a VOX si alcanza el 4% autonómico. Este riesgo es real, lo que nos llama a todos aquellos que estamos cansados de un gobierno corrupto e incapaz de solventar los graves problemas de nuestra tierra, a ir a votar el 26M.

Si CC mantiene el poder habrá continuismo en las políticas que han llevado al desastre a nuestra Comunidad. El presidente Clavijo,y CC han convertido la corrupción en una forma de gobierno y de comprar lealtades. Sólo hay que recordar que Clavijo está imputado en el “caso Grúas”. Viendo el resultado de la política de CC, los peores servicios sociales y Estado del Bienestar de España, somos la única comunidad que no hemos recuperado los niveles de renta anteriores a la crisis. El gobierno ha tenido superávit con un porcentaje de paro del 21,03%, según la EPA, con unas tasas de riesgo de pobreza y exclusión social del 40,2% (el más alto de España, en 2018), con numerosos vertidos ilegales y daños al medioambiente, con unos datos de desigualdad terroríficos, enormes colas de espera en la Sanidad, etc. Parece claro que CC no ha gobernado para la inmensa mayoría de la ciudadanía de Canarias, ni puede responder con éxito a los desafíos del siglo XXI; robotización del trabajo, exclusión social, desigualdad, pobreza, cambio climático, etc.

Pero ¿para quién ha gobernado entonces? CC ha estado más preocupado de intentar comprar un edificio al empresario imputado Antonio Plasencia para pagar favores, que de otra cosa. Tiene a numerosos cargos imputados por todas las islas. Se sabe que la empresa OHL sobornó a cargos de CC para recibir contratas de obras públicas. El Gobierno de Canarias solo se ha interesado en sus acuerdos con el PP, como recibir fondos para el convenio de carreteras con los que poder beneficiar a sus amigos constructores así como intentar realizar una macroconstrucción en Agaete de un muelle inútil para beneficiar a sus amigos de las navieras. Ha promovido una liga de videojuegos a costa de la Educación Pública, que presenta niveles de fracaso escolar y de segregación alarmantes, para beneficiar a Movistar, los clubes deportivos Tenerife y Las Palmas y a EA Sport. Sigue el desembarco de las universidades privadas en Canarias apoyadas por CC, mientras nuestras universidades públicas languidecen en los últimos puestos de los ránkings en España por falta de personal y financiación adecuada. Podríamos seguir con cientos de casos que nos llevarían al mismo punto: los gobiernos de CC benefician a una minoría de ricos y de grandes empresas en nuestra tierra y se hace a costa de los intereses de la mayoría.

CC defiende a la Canarias oficial, a la de los barones de la prensa, a la de las grandes compañías que viven del erario público y de los beneficios de unos instrumentos de elusión fiscal escasamente controlados (RIC, zona ZEC, el REF, etc.) mientras una parte importante de la ciudadanía tiene unos salarios escasos y unos trabajos precarios. A los ricos a los que les quita impuestos como el de sucesiones, a las grandes hoteleras a las que les defiende de los pequeños explotadores, etcétera. Cuando CC habla de los intereses de “Canarias” habla de esta Canarias oficial, habla de los intereses de clase, no de los intereses de la mayoría social.

Este 26 de mayo tenemos una oportunidad histórica de echar a CC del poder. Para ello debemos ir a votar. Existe la posibilidad de que un bloque progresista, formado por el PSOE, NC y Podemos, alcance el gobierno y ponga fin a este gobierno clasista y cruel, socialmente hablando. Si los votantes progresistas y de izquierdas se movilizan se podrá construir un gobierno de la decencia, de progreso, que haga frente a los grandes desafíos del siglo XXI.Un gobierno que construya una Canarias más ecológica, más justa, con mejores servicios sociales y Estado del Bienestar, que ponga fin a las prácticas corruptas y caciquiles de CC y sucursales. Y que gobierne para una mayoría social, para esa Canarias real, la que se levanta temprano a trabajar, la que quiere una seguridad en el futuro y que las generaciones futuras vivan en la libertad que da el no tener necesidad.

Para ello este 26 de mayo hay que llenar las urnas de votos, de votos por el futuro, de votos por el clima, de votos por el feminismo y por la igualdad, de votos por los servicios sociales que garantizan que nadie se queda atrás y que todo el mundo estará protegido ante la adversidad, de votos por la justicia social y fiscal, de votos por una vida en libertad, en la libertad de no tener que coger un trabajo basura por que no te desahucien o que tu familia pase necesidades.

También pido el voto para mi formación, Sí Podemos Canarias, porque creo que hace falta un partido fuerte a la izquierda del PSOE que sea la garantía de que las medidas del futuro gobierno se hacen para la mayoría social, que sea el garante de que el PSOE no tenga la tentación de pactar con CC otro gobierno. Pido el voto para que el futuro gobierno no tenga deudas con el gran empresariado que más de una vez ha influido con éxito en NC o en el PSOE. Pido el voto para que las medidas de ese futuro gobierno sean más ambiciosas, más justas, más a la izquierda. Por todo eso votar a Sí Podemos Can Canarias es un voto útil.

Este 26 de mayo, votemos a favor de un gobierno útil para la mayoría de la ciudadanía de Canarias. Este 26 de mayo votemos por el futuro, por cambiar de camino y no seguir andando hacia el precipicio al que nos lleva CC. Este 26 de mayo llevemos la dignidad y la honradez al gobierno de nuestra autonomía. Sí se puede.

Por Pedro González de Molina Soler, secretario de Educación y Formación de Podemos Canarias.