Podemos diseña un protocolo para agilizar las actuaciones en los inmuebles con valor patrimonial

Podemos Campaña, Lanzarote

  • La candidata a la presidencia del Cabildo de Lanzarote por Podemos considera que “ha llegado la hora de convertir al patrimonio en una oportunidad para el desarrollo de la isla”.
  • Lo que ha ocurrido siempre es que faltan medios y escasea la voluntad política”, declaró Perera.
  • La candidata a presidir la primera institución insular por Podemos Lanzarote, Nona Perera, ha presentado una batería de medidas para facilitar los trámites que propietarios y arrendatarios de inmuebles con valores patrimoniales tienen que enfrentar para acometer intervenciones en los mismos. Además de apostar por aumentar el personal técnico del área, Podemos pondrá sobre la mesa fórmulas novedosas, como la ventanilla única en materia patrimonial, y buscará la colaboración municipal para eximir a los inmuebles con valor que sean conservados de terminados gravámenes.

    Perera señala que “en la actualidad, el escaso personal técnico y la complejidad de la administración hace que los expedientes tarden hasta cuatro años en ejecutarse, poniendo en riesgo el valor patrimonial y provocando el rechazo y hastío de quienes apuesten por la puesta en uso del patrimonio insular”. Frente a ello, la candidata confía en “convertir al patrimonio en una oportunidad para el desarrollo de la isla”.

    Entre las propuestas destaca el aumento de personal técnico en dos especialistas más, que reduciría el tiempo de espera de 1 año a 2 meses y que podría llevarse a cabo racionalizando los recursos con que cuenta la institución. “En la gestión del patrimonio el tiempo es vital, hay edificios protegidos en serio peligro de derrumbe que no se intervienen por la saturación de la oficina técnica de Patrimonio”, asegura Perera.

    Ventanilla única patrimonial

    Por otro lado, Perera considera esencial la creación de una ventanilla única de gestión patrimonial que facilite todos los trámites necesarios para la obtención de los permisos de reforma y así evitar la “gymkana” actual. Así, quienes deseen poner en valor elementos patrimoniales accederían, en un mismo espacio, a los servicios y orientaciones de las diferentes instituciones implicadas en la conservación y custodia del patrimonio. La incorporación de los ayuntamientos a este servicio sería de gran interés, ya que estos conocen mejor la realidad patrimonial de los municipios y permitirían acercar al ciudadano tanto la información como las líneas de apoyo al patrimonio.

    Agilizar la comisión de patrimonio

    Como medida más profunda, Nona Perera propone cambios sustanciales en la composición y funciones de la Comisión Insular de Patrimonio, dando mayor protagonismo al personal técnico cualificado, consultores externos especialistas convocados por el mismo órgano para aspectos específicos y la consejería de Patrimonio Histórico como único cargo político.

    Se reduciría así las injerencias políticas e interesadas que pudieran ponerse sobre la mesa. “Si esto hubiera sido así, hoy el Charco de San Ginés hubiera estado catalogado ya como Bien de Interés Cultural, pues este expediente se paralizó hasta dejarlo caducar para beneficiar el interés particular de personas relacionadas con la vida política que para nada representa la identidad cultural e histórica del espacio, rompiendo totalmente la armonía visual del paisaje urbano”, apuntala Nona Perera.

    En cuanto a las funciones de la comisión, deberán estar centradas en la restauración, rehabilitación, conservación, fomento y promoción de los bienes con valores patrimoniales, relegando las autorizaciones para fiestas y eventos lúdicos que se celebran de forma regular. Para estas últimas, se solicitará a las corporaciones municipales el diseño de un plan que, una vez autorizado por el Servicio de Patrimonio, solo tendrá que ser revisado cuando se produzcan cambios de consideración. “En innumerables comisiones lo normal es que, de 10 cuestiones a tratar, 7 sean autorizaciones de eventos. Estamos perdiendo un tiempo precioso para recuperar el patrimonio de la isla, causando esperas innecesarias”, asegura la candidata.

    Con todo ello se busca “dar la vuelta” a la creencia popular de que poner en uso un edificio catalogado como histórico solo trae problemas, cuando debiera observarse como una oportunidad. “Si somos capaces de informar a la ciudadanía, no limitarnos solo a ejecutar informes, el procedimiento sería mucho más ágil y rápido”, argumentó la candidata al Cabildo de Lanzarote.

    Con esta batería de medidas, Podemos quiere revalorizar los bienes protegidos, como elemento central de la identidad insular. Este propósito solo es posible con la colaboración de los ayuntamientos, que deben apoyar en su marco competencial, mediante la exención de impuestos o la subvención de las obras de intervención de forma diligente, así como fomentar la ampliación de los catálogos.

    Se trata de una colaboración institucional imprescindible que proteja lo que ffuimos para apuntalar lo que somos”, concluye la candidata de Podemos Lanzarote.