Denunciamos a un empresario sin escrúpulos que veja a sus trabajadores del Hotel ‘Annapurna’

Podemos Grupo Podemos ParCan

El diputado del Grupo Parlamentario Podemos Canarias ha denunciado la “situación vejatoria” y el “panorama desolador” que vive la plantilla del Hotel ‘Annapurna’ Ten Bel Tenerife (antiguo ‘Alborada’), pues “cientos de empleados llevan meses esperando para cobrar su sueldo o su finiquito”.

“El dueño del hotel se dedica a contratar personal ofreciendo unos sueldos más altos que el resto de empresas, pero luego no paga, y después los despide sin abonarles el finiquito. Al denunciar los pagos por vía judicial se declara insolvente y ya tiene acumuladas más de 200 demandas”, asegura Marrero.

Los trabajadores, que han celebrado ya varios actos de protesta frente al establecimiento, han trasladado al diputado de la formación morada que el empresario, Gustavo Jose Betancourt Galván, “sigue permitiéndose el lujo de seguir contratando sobre todo inmigrantes que no saben español y personas que no se saben defender”.

300 afectados y 500.000 euros en deudas

Betancourt Galván también administra en Tenerife los establecimientos ‘Siddharta’, ‘Ananda,’ y ’The View’ y el ‘Isla de Lobos’ en Fuerteventura, donde fue denunciado por el sindicato CNT ante la Inspección de Trabajo, el Juzgado de lo Social, Hacienda, la Seguridad Social y en Turismo.

“Se calcula que este fraude a los trabajadores afecta a unas 300 personas y que el empresario adeuda unos 500.000 euros en sueldos”, asegura Marrero.

Al respecto, los trabajadores han relatado que “el ambiente de trabajo diario es insoportable; con amenazas y despidos injustificados que se usan a modo de represalia a quien proteste o simplemente le caiga mal”.

“Las camareras de piso día a día reclaman sus sueldos para poder dar de comer a su familia y, como respuesta, se encuentran despedidas y sin cobrar”, insiste Marrero.

Mediación

Por este motivo, el diputado considera que el Gobierno en minoría que preside el nacionalista Fernando Clavijo debería hacer como el de las Islas Baleares y, como ha demandado Podemos sin éxito desde hace más de un año, “hacer de mediador para que sindicatos y patronal de Canarias acuerden no solo un aumento de salarios en el sector sino, además, controlar que no existan estas situaciones vejatorias y malas praxis empresariales”.

“En Baleares existe un gobierno que ha querido ayudar a sus trabajadores y aquí tenemos uno cuyos hechos demuestran que tiene como prioridad que los empresarios ganen más, incluso violentando los derechos laborales”, concluye Marrero.