Podemos acusa al Gobierno de Clavijo de “politizar” el servicio de Inspección Educativa

Podemos Grupo Podemos ParCan

El Grupo Parlamentario Podemos Canarias ha acusado al Gobierno en minoría que preside el nacionalista Fernando Clavijo de “menospreciar la inspección educativa como servicio de apoyo técnico, al desmantelarlo y politizarlo en exceso”.

Así la ha asegurado el diputado de la formación morada Francisco Déniz al espetar en sede parlamentaria a la consejera de Educación, Soledad Monzón que “deje de utilizar la educación como un vivero partidista” para que “el servicio de inspectores se dedique a las tareas propias de su profesión y cometido, que es dar respuesta a las demandas de los equipos directivos de los centros y del personal”.

“En en 2016, de 70 inspectores en plantilla, cerca de un 30 por ciento estaba en otras funciones administrativas y políticas y en 2017 esa cifra no ha bajado. ¿A qué se debe esta escandalosa cifra de que 20 de 70 inspectores, es decir, el 28’5 por ciento del personal, estén liberados en la política, fuera del sistema?”, se pregunta Déniz.

Gana la Consejería, pierden los centros

Según el diputado, la consejera “coge a los inspectores y los pone al servicio de su propia política y los politiza como asesores, por lo que sólo ganan usted y sus políticas y pierden los centros”.

Por ello, ha negado la tesis de la consejera de que el servicio de inspección de Educación es el más completo en años, pues está “vaciando el servicio hacia puestos de designación política y, por tanto, privándolo de una función indispensable para mejorar la realidad de nuestras aulas”.

“Y esas bajas se cubren con sustitutos sin cualificación ni experiencia, que desconocen la realidad, y al no tener seguridad en lo que están haciendo, derivan parte de su cometido profesional a un exceso de burocracia con la que se sobrecarga a los directores y profesores de los centros”, insiste Déniz.

En este sentido, afirma que “el profesor sólo tiene tiempo, o dedica gran parte de su tiempo, para rellenar papeles”.

“Está menospreciando a la inspección como servicio de apoyo técnico de apoyo, generando malestar en los funcionarios que deberían ocupar esos puestos administrativos y haciendo que aumente el descontrol y el desánimo”, concluye.