‘Zebenzui, ¡deja tu acta de concejal!’, por María José Roca

Prensa Canarias Artículos de opinión, Sin categoría

Las palabras del silencio titula el concejal Zebenzui González, el conocido concejal de los mensajes machistas, un artículo de opinión publicado en el periódico El Día del 22 de enero. Título que viene a indicar que hasta ahora ha callado ante la “injusta” situación en la que se encuentra sometido pero que el tiempo de silencio ha terminado.

 

Un artículo donde justifica su presencia en los plenos y vida orgánica del ayuntamiento, aludiendo a que por la parte de Fiscalía no hay indicios de delito por los mensajes que vertió en un grupo de WhatsApp jactándose con otros afiliados de “follar” con empleadas que enchufaba en el Ayuntamiento.

 

En este artículo, en el que el concejal se expresa como socialista, se le olvida comentar que ha sido expulsado del PSOE, ya que el partido considera que  los comentarios son “una falta de respeto hacia las mujeres”.

 

También se le olvida, convenientemente, indicar que TODOS, y repito TODOS los partidos políticos del ayuntamiento, tanto los de la oposición como los que están en el pacto han expresado en numerosas ocasiones su repulsa hacia la actitud mostrada por el concejal y han pedido expresamente que deje su acta y no nos avergüence más, porque eso es lo que sentimos el resto de las personas que ejercemos la labor política en este municipio y que nos vemos obligadas a compartir salón de pleno con él, una gran violencia intrínseca al verlo sentado allí, votando con sus ahora exsocios.

 

Pero no solo lo partidos políticos han pedido que abandone su acta de concejal, también los colectivos feministas y los sindicatos de trabajadores del ayuntamiento han dado un paso adelante y le han pedido que no continúe ejerciendo su labor política. Porque Zebenzui ha dejado de ser un representante valido. Porque, a nivel ético, es imposible que una persona que da a entender que abusa del poder para “follarse” a empleadas del ayuntamiento continúe con su cargo.

 

El concejal Zebenzui debe entender, de una vez por todas, que una persona que se dedica a ejercer una labor política, está bajo un control social que es el que debe marcar el inicio y la finalización de su mandato. Es decir,  es la ciudadanía la que nos hace representantes públicos y la que tiene el derecho, una vez evalúan las acciones que realizamos con su voto de confianza, de decidir si debemos continuar o si por el contrario debemos abandonar por pérdida de confianza, y entonces, una vez que la confianza se ha perdido, nuestra obligación es dejar paso a que otra persona del equipo, exequipo en este caso, pase a sustituirnos.

Da la impresión de que el concejal cree que está en su mano y en su conciencia, que como ya hemos visto no coincide con la de la mayoría de la población, gestionar su permanencia o no en el puesto de representante público.

Mientras, los colectivos feministas y parte de la ciudadanía, vive indignada por ver como cada semana una mujer más es asesinada, los casos de violencia y acoso se multiplican, las campañas publicitarias siguen cosificando a las mujeres, las campañas contra el acoso dejan mucho que desear, la violencia machista escolar tiene un repunte importante o no se cumplen los planes de igualdad.

Nos hartamos de explicar que hay un problema estructural, que vivimos en una sociedad machista que perpetua la desigualdad, que existen los techos de cristal, que los puestos de dirección siguen estando en manos de hombres, que cobramos por el mismo trabajo mucho menos. Que se necesita poner el foco de atención en estos temas porque las mujeres somos el 51% de la población y nos están asesinando, ocultando, ninguneando, nos empobrecen.

Aun así, el concejal Zebenzui se permite insinuar que él se “folla” a las mujeres que contrata en el ayuntamiento. Y cuando los colectivos, la ciudadanía, la sociedad en general, no solo lagunera si no a nivel estatal, internacional incluso, pide su expulsión, entonces él argumenta que forma parte de un complot para acabar con el PSOE y con su importante persona.

Estoy deseando que se ponga en marcha ese II Plan de Igualdad en el Ayuntamiento. Uno de los ejes es la formación a los cargos electos en materia de feminismos, está clarísimo que hace mucha mucha falta.

Mientras, yo le pido encarecidamente, le pido por favor, le pido muy seriamente que deje su acta de concejal y no nos avergüence mas.