‘El postureo duele’, por Carlos Savoie

Prensa Canarias Artículos de opinión, Secretaría de Juventud

Una cosa es que parezca que alguien no se entera de nada, y otra es confirmarlo uno mismo a través de sus propias palabras. Y es que Sergio Eiroa, Director General de Juventud del Gobierno de Canarias, no se entera de la realidad de los y las jóvenes de nuestras islas. O, simplemente, no se quiere enterar.

En una reciente entrevista concedida a Diario de Avisos llega a realizar afirmaciones que, a todas luces, dejan entrever el profundo desconocimiento que tiene ya no sólo de la igualdad, los feminismos y los derechos de las mujeres, sino también de la situación actual del acoso al colectivo LGTBI en el archipiélago.

“La mujer ha ido evolucionando y tiene que seguir así hasta igualar al hombre” afirma. Yo no sé si Sergio Eiroa piensa que las mujeres son Pokémon o Digimon que tienen que evolucionar y llegar a un listón determinado. Tengo la sensación de que al Director General de Juventud se le olvida que la igualdad no es un premio que se obtiene “evolucionando” sino algo que nos pertenece por el mero hecho de ser personas (algo que las mujeres también son), y que la igualdad es cosa también de los hombres. Entiendo que viniendo de Coalición Canaria pueda llegar a pensar que el papel de los hombres en la lucha por la igualdad sea, simplemente, ir a “manifestarse” para cubrir expediente y quedar bien (como hace su partido con la mayoría de sus políticas, aunque a veces ni eso); pero no. Los hombres, además de manifestarnos, debemos abrazar los feminismos, cuestionar los privilegios que tenemos por el mero hecho de ser ‘tíos’ y facilitar que a las mujeres les sean devueltos los derechos y la dignidad que se les ha robado por el mero hecho de ser mujeres.

Por otro lado, preguntado sobre si existe estigma hacia el colectivo LGTBI responde: “Creo que no. (…) Sin embargo, cada vez hay menos y tiende a desaparecer”. Este tipo de afirmaciones sólo pueden vertirse cuando uno no pisa las calles, ni los barrios, ni los institutos de las islas y solamente la moqueta del despacho. Si Sergio Eiroa lo hiciese, si hablase con los colectivos y con los profesionales que trabajan en el ámbito LGTBI, si hablase con muchos y muchas jóvenes canarios que además son lesbianas, gays, transexuales, bisexuales o intersexuales descubriría una realidad muy diferente a la que él interpreta.

Le aconsejo hablar con el colectivo TransBoys para que le cuenten como muchos chicos transexuales jóvenes canarios, aún hoy, abandonan sus estudios debido al acoso y la discriminación que sufren en su barrio, en su instituto y hasta en su familia. Le aconsejo hablar con el colectivo Gamá para que aprenda de la experiencia de una asociación que lleva más de 20 años dando talleres en centros educativos y conoce perfectamente la realidad LGTBI de Gran Canaria y el acoso que todavía seguimos padeciendo. O si no, le invito a escuchar mi propia experiencia, ya no sólo personal como gay víctima de acoso escolar en mi adolescencia, sino también profesional, como enfermero que se dedica, precisamente, a impartir charlas de prevención de acoso escolar en centros educativos de toda la isla de Tenerife.

Las políticas de juventud, señor Eiroa, es mucho más que hacer excursiones o encuentros lúdicos, es también conocer las necesidades de la juventud canaria y trabajar para cambiarlas. Sinceramente, ni yo, ni los jóvenes de las islas, esperamos que lo haga. Tanto usted como su partido han demostrado con creces que su gestión sólo nos ha llevado a la infame tasa de paro juvenil y de baja emancipación que tenemos en Canarias, entre otros muchos datos. Sólo le pido que no hable sin saber. Su postureo duele.