Imagen Javier Bermúdez

Las navidades de Ralons y la fraternidad popular, por Javier Bermúdez

Prensa Canarias Artículos de opinión

Miguel Ángel Ramírez es un personaje digno de tener su hueco en el ‘tramabus’ de Podemos. Persona que acrecentó su patrimonio a la par que lo hacían sus relaciones políticas; donante del PP y adjudicatario de concursos públicos para sus empresas de seguridad y limpieza, fue además indultado parcialmente en un Consejo de Ministros por un delito medioambiental.

Hablamos pues de una cara en el poliedro del poder, si se quiere algo más chusca, pero igualmente un ejemplo de cómo trabaja esa trama que funciona más allá de lo que se vota cada cuatro años. Si el poder se puede definir como la capacidad para tomar decisiones que afectan a la vida de la gente, de esto Miguel Ángel Ramírez puede hablar un rato largo.

Este empresario vio en la reforma laboral la oportunidad de seguir acrecentando su fortuna. Con una ley de contratación pública que primaba el factor precio frente a cualquier otro, Ramírez se permitiría hacer ofertas temerarias a la baja con las que hacerse con importantes contratos con la administración pública. ¿Cómo iba a hacer para mantener los servicios, pagar salarios, etc?,muy fácil, usando la reforma laboral del partido del que era donante, el PP, para imponer convenios de empresa con condiciones muy a la baja de un ya mermado convenio estatal de seguridad privada. Hasta 400 euros menos llegaban a cobrar sus empleados con respecto a otros.

Y el truco funcionó durante un tiempo, hasta que la justicia empezó a dar reveses a sus fraudulentos convenios, hechos a espaldas de toda representación legal de los trabajadores, y sobre todo hasta que fueron aumentando las acciones de protesta de los trabajadores y trabajadoras.

Y con eso llegamos a las navidades de 2017, unas fechas señaladas, de compartir en familia, de solidaridad, unas fechas que nunca olvidarán las trabajadoras de Ralons, de Seguridad Integral, de Marsegur, es decir, del emporio Ramírez. Meses sin cobrar, sin tener para pagar el alquiler o el recibo de la luz, y por supuesto sin nada para que los reyes magos hagan unos regalos dignos a sus hijas e hijos.

La situación es tan dramática que dos personas, Danny y Carol, se han puesto en huelga de hambre, arriesgando su salud porque no veían ya la manera de que este conflicto llegara a la opinión pública y traspasara las fronteras de sus empresas, dejando de ser un problema suyo para convertirse en un problema de todos.

Y lo lograron, vaya si lo lograron, hacía tiempo que no se veía en nuestro país un ejemplo de fraternidad igual, en el que tu problema deja de ser el tuyo para convertirse en el de todo un país, toda una comunidad. Colectas de los guagüeros, de las trabajadoras de los juzgados, de dependencia, recogida de alimentos y juguetes. La dramática situación ha vuelto a sacar lo mejor de nuestro pueblo, demostrando que la fraternidad es uno de nuestros principales valores y que allí donde no llega la institución, que sigue sin dar una solución decente, llega la gente.

Por eso estas navidades de 2017 van a ser las navidades de las trabajadoras de Ralons, de Seguridad Integral, y de la ola de fraternidad que han despertado. Su problema no se ha solucionado, y parece que todavía va a tardar en hacerlo, pero lo que está claro es que no van a estar solas en su lucha, ya no, tienen detrás a mucha gente que va a poner la cara junto a ellos y ellas, han roto el aislamiento y han conseguido demostrar que solo el pueblo va a salvar al pueblo.

 

Javier Bermúdez, responsable de del área de Programa del Consejo Ciudadano Autonómico de Podemos Canarias