Podemos logra al fin que el Cabildo repruebe al concejal Zebenzuí González

Podemos Cabildo de Tenerife, Tenerife

Finalmente, el Cabildo de Tenerife ha aprobado por unanimidad la propuesta del grupo insular de Podemos de reprobar al concejal del Ayuntamiento de La Laguna Zebenzuí González por sus mensajes misóginos, machistas y clientelares y, al mismo tiempo, pedir que entregue su acta de concejal. Además, la comisión plenaria de Gobierno Abierto, Tenerife 2030, Juventud e Igualdad en la que se llevó a votación esta moción, ha acordado añadir al código de buen gobierno de la institución insular una cláusula de ejemplaridad que incluye la condena expresa a actitudes sexistas y misóginas entre los cargos públicos.

 

La consejera insular de Podemos Paqui Rivero destaca que, también con el consenso de todos los grupos, se ha incluido el acuerdo de seguir trabajando, a través del Marco Estratégico de Actuaciones en Políticas de Igualdad de Género Tenerife Violeta (METV), el compromiso de las entidades públicas, especialmente ayuntamientos de la Isla, “en el trabajo colaborativo, la formación y la concienciación de todas las personas que ostentan cargos de responsabilidad, en el ámbito de lo público, para que como referentes político-sociales, no perpetúen ni promuevan de forma directa e indirecta cualquier acción u omisión que muestre una actitud machista, sexista o misógina y que, por tanto, menoscabe la dignidad e imagen de las mujeres”. Este compromiso, añade, incide en la necesidad de promover la ejemplaridad de toda persona que ostente un cargo público “para avanzar hacia unas instituciones libres de machismo”.

 

Tras varios intentos fallidos de llevar a votación insular esta propuesta de reprobación, como resalta Rivero, “por fin el Cabildo de Tenerife se ha puesto del lado de la igualdad y de la lucha contra las actitudes y comportamientos que impiden la erradicación del machismo”. Recuerda que los mensajes de Zebenzuí González, que trascendieron a la opinión pública el pasado mes de septiembre, “han proyectado dentro y fuera de la Isla una imagen muy negativa del quehacer político por abusos de índole sexista y clientelares vinculados a determinados responsables públicos”.

 

Esas actitudes, agrega, han provocado que este concejal fuera cesado de forma inminente de sus funciones por el alcalde de La Laguna, reprobado por unanimidad en el pleno de la Laguna el 30 de septiembre, suspendido de militancia y recientemente expulsado del Partido Socialista, “y, aunque es una pena que el Gobierno insular de CC-PSOE haya tardado tanto en reaccionar y hayamos tenido que esperar a la intervención del PSOE estatal para que ahora, dos meses después de que comenzara el escándalo, el gobierno insular y, en particular, el partido socialista en el Cabildo, se posicionaran abierta y claramente con este asunto, por fortuna esos mensajes de Zebenzuí González también han provocado la reprobación de la institución de la Isla”.

 

Paqui Rivero incide en que “es sumamente necesario para la lucha por la igualdad que la institución que representa a toda la ciudadanía tinerfeña se haya posicionado contra el profundo menosprecio y machismo, así como contra el presunto acoso y enchufismo que contienen los mensajes de Zebenzuí”.

 

Como consta en la moción de Podemos, “cobra sentido que el Cabildo como gobierno de la Isla y como institución que ha de velar por políticas más justas, solidarias, igualitarias y libres de discriminación hacia las mujeres, promueva todas las acciones posibles para la consecución de dicho fin, entre ellas el ejercicio de ejemplaridad pública y de responsabilidad ante la sociedad, al reprobar todas las manifestaciones que menoscaben los derechos humanos de las mujeres y fomenten el machismo y la misoginia, vengan de donde vengan, máxime si provienen de un cargo público en el ejercicio de sus funciones”, remarca Rivero. “Aunque salta a la vista que queda mucho por hacer, con esta reprobación –explica–, desde este Cabildo mandamos un mensaje inequívoco a la sociedad: que debemos aislar de la buena praxis política y del buen gobierno a quienes no merecen representarnos por sus prejuicios, su profundo machismo y por actuaciones clientelares indignas de una política democrática”.