Podemos alerta sobre el impacto ambiental de las superproducciones cinematográficas en Fuerteventura

Prensa Canarias Fuerteventura

El Grupo Podemos en el Cabildo de Fuerteventura quiere denunciar la “negligencia” de las autoridades de la isla que, tras “vender” la elección de Fuerteventura como plató natural para el rodaje de la superproducción Star Wars casi como “una lotería” que va a dejar 15 millones de euros, están permitiendo un impacto ambiental irreparable por no establecer medidas de protección de ningún tipo.

 

El portavoz del Grupo, Andrés Briansó, quien aclara que la formación morada “no se opone en absoluto a este tipo rodajes”, muestra su preocupación porque, “aunque resulta muy atractivo que los paisajes majoreros aparezcan en estas películas, el cuidado del medioambiente en un ecosistema tan frágil ha de ser prioritario”, argumenta.

 

Sin embargo, en el único parque natural desértico de Europa, como es el de Jandía –también Reserva de la Biosfera- donde se está rodando esta película, se han asfaltado pistas forestales para poder entrar con materiales de montaje. “¿Existe una declaración de impacto ambiental, algún plan para que no se convierta en un vertedero de metal y madera?”, pregunta Briansó.

 

Respecto a los supuestos beneficios, el portavoz critica la falta de transparencia por parte de Gobierno y Cabildo, porque nadie sabe cuánto le cuesta exactamente a la productora Disney y Surf Film rodar en Jandía ni a quien le pagan.

 

Lo que sí se está comprobando, subraya el consejero, es que lo que oferta esta superproducción son trabajos temporales a algunas personas, de no más de una semana, “lo que dista mucho de ser una solución a la situación laboral que padece Fuerteventura, ya que es un trabajo esporádico y fugaz” y, según denuncian los trabajadores “con irregularidades en las condiciones y en los salarios”.

 

Los medios de comunicación también han expresado sus quejas ya que, mientras en Reino Unido tuvieron acceso ilimitado y se les atendió incluso para explicarles en qué consistía la trama, en Fuerteventura se ha blindado la Península de Jandía bajo el paraguas de la confidencialidad, “para hacer y deshacer a su antojo sin que la prensa les moleste”, algo que, según señala Briansó “es así porque las autoridades locales se lo han permitido”.

 

En definitiva, Podemos insiste en que “Fuerteventura es una isla frágil que tenemos que cuidar, Jandía es un espacio protegido donde crían multitud de aves en riesgo de extinción como las avutardas, y plantas endémicas muy delicadas; este tipo de superproducciones no tienen en cuenta nada de esto” alega el consejero “y es obligación de las autoridades velar porque respeten el lugar, porque los beneficios se queden en la isla y ser transparentes al respecto, porque se cumplan los derechos laborales de las personas que contratan y, en definitiva, por establecer y hacer cumplir una serie de normas que velen por los intereses de la tierra para la que supuestamente gobiernan”.