Podemos denuncia la pasividad del Cabildo ante la cruzada homófoba del presidente del refugio majorero

Podemos Fuerteventura

El Grupo Podemos en el Cabildo de Fuerteventura ha presentado denuncia ante la Fiscalía contra el presidente de la asociación Refugio Majorero, Nicolás García, por la campaña de recogida de firmas online que lanzó a través de la plataforma change.org contra los derechos del colectivo LGTBI y que según Podemos constituyen un delito de incitación al odio por orientación o identidad sexual.

El grupo Podemos ha tomado esta decisión tras comprobar “la pasividad” del equipo de Gobierno insular, al que los consejeros de la formación morada alertaron en comisión sobre la gravedad de los hechos y la necesidad de que el Cabildo actuase como parte denunciando a esta persona y tomando medidas para evitar que organizaciones que comparan la homosexualidad con la pederastia o la zoofilia reciban subvenciones públicas.

“Las instituciones no pueden permanecer al margen de estos ataques basados en el odio y mucho menos contribuir de ninguna manera a su crecimiento y difusión”, ha denunciado el consejero Andrés Briansó.

Lejos de eso, el Cabildo – tras dos comisiones en las que Podemos insistió en la necesidad de buscar alternativas jurídicas para evitar que una de las subvenciones concebidas para agrupaciones que desarrollen materias de bienestar social acabase en manos de alguien que culpa a las personas LTGB de todos los males de nuestra sociedad- aprobó finalmente la concesión de alrededor de 8.000 euros en Comisión de Gobierno, silenciando la denuncia del grupo Podemos.

“El Gobierno podía haber presentado un informe jurídico avalando la denuncia de persecución al colectivo LGTBI, pero ante su pasividad, hemos tenido que denunciar desde el Grupo Podemos” explica el consejero, quien hace referencia, como simple muestra, a uno de los párrafos de la larga carta publicada por García con la intención de recabar apoyos y remitir a las autoridades públicas y en el que sostiene que “como padres responsables no podemos, ni queremos, ni estamos dispuestos, a permanecer callados cuando están llevando a nuestros hijos al precipicio de la inmoralidad más extrema, y los están arrojando al vacío existencial, sin que nadie haga nada por evitarlo.Ha llegado la hora en la que los padres levantemos nuestra voz para decir: ¡Basta! No estamos dispuestos a consentir que sigan pervirtiendo a nuestros hijos. El silencio de los buenos es la excusa perfecta de los malos.No queremos que nuestros hijos sean educados conforme a la ideología de género. Tenemos derecho a elegir para nuestros hijos lo mejor. Y lo mejor no es que los eduquen para ir contra su propia naturaleza”.

Para Briansó es intolerable que se nutran de fondos públicos grupos que afirman que tras el respeto a los homosexuales vendrá el derecho al incesto y el sexo con animales” y por eso, Podemos exige “un cambio en las bases de las subvenciones para impedir su acceso a asociaciones con ideas tan contrarias a los derechos fundamentales de la persona”.