Podemos denuncia la gestión de los residuos en La Palma: “Dista mucho de ser ejemplar”

Podemos La Palma

Podemos no comparte la visión optimista que desde instancias gubernamentales se ha venido difundiendo acerca de la gestión de los residuos en la isla de La Palma. La isla, actualmente, se enfrenta a una serie de problemas tanto en lo que respecta a la recogida selectiva como a la situación del Complejo Medioambiental Los Morenos.

Para Podemos, el denominado Complejo Medioambiental Los Morenos funciona, en la práctica, como un vertedero más, donde se recicla una cantidad “irrisoria” de material, y el producido con la materia orgánica, que debería de ser compost, es de muy mala calidad, lo que impide su aprovechamiento real.

La Memoria Anual correspondiente al ejercicio 2014 del colectivo La Centinela – Ecologistas en Acción ya denunciaba recientemente que la cantidad real de residuos biodegradables destinados a celda de vertido inferior está muy por debajo de lo que recogen los informes oficiales, los cuales olvidan que una parte fundamental del material que pasa por el proceso de selección es finalmente desechado y destinado a vertedero.

Todo esto, según el consejero de Podemos en el Cabildo, Dailos González, podría acarrear una sanción económica por incumplimiento de lo acordado en el Parlamento Europeo de Bruselas sobre vertederos ilegales, que el Gobierno “se vería obligado a pagar con dinero de todos los contribuyentes palmeros y palmeras solo por la torpeza de los gobernantes de la isla”.

De hecho, esta situación ha llevado a que, tal y como reconoció en su día la propia exconsejera de Medio Ambiente en la pasada legislatura, al Complejo Ambiental de Los Morenos sólo le queden dos años de vida útil.

Además, el material bioestabilizado generado en dicho complejo es de muy mala calidad, y por tanto, difícilmente aprovechable para la agricultura, pues el producto resultante presenta, además de materia orgánica, numerosos restos de materiales plásticos y otros desechos.

En cuando a la recogida selectiva de materia orgánica, se ha iniciado, con meses de retraso, una experiencia piloto en algunas zonas de El Paso, estando a la espera que ésta se extienda a otros municipios de la isla.

Al respecto, cuestiona la elección de El Paso como municipio para la experiencia piloto pues al ser fundamentalmente rural, parte de la materia orgánica producida por los vecinos y vecinas ya estaba siendo aprovechada para actividades agrícolas y ganaderas. Para la organización morada sería fundamental que, independientemente de los resultados obtenidos en este caso, la recogida selectiva de la materia orgánica no se abandone y se extienda a municipios y localidades de carácter más urbano, así como a centros turísticos.

Otra cuestión que afecta a los vecinos y vecinas de la isla es la ausencia de una planificación en cuanto a la limpieza de los contenedores, siendo ello causa de malos olores y otros problemas derivados.

Finalmente, Podemos critica que el Consorcio de Servicios de La Palma, el cual gestiona la recogida de residuos en la mayor parte de los municipios de la isla, trate de presentar un equilibrio entre ingresos y gastos a base de no incluir en los mismos una serie de gastos necesarios y que se sabe que, tarde o temprano, se tendrán que producir, como la compra de nuevos vehículos para renovar una flota que se reconoce como obsoleta, o la incorporación al Consorcio del municipio de Santa Cruz de La Palma.