El presidente del Cabildo de Lanzarote “no se avergüenza de trabajar para determinados empresarios”

Podemos Lanzarote

El grupo Podemos en el Cabildo de Lanzarote se congratula de la sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo, que ha anulado la resolución que firmó el pasado mes de junio el presidente del Cabildo, Pedro San Ginés, apartando al funcionario Leopoldo Díaz de su puesto y que reconoce el derecho de este trabajador a recuperar su puesto de trabajo.

Desde Podemos hemos defendido en todo momento que la medida adoptada por Pedro San Ginés era arbitraria y, por tanto, manifiestamente ilegal. San Ginés basaba su decreto de cese en una supuesta pérdida de confianza en el funcionario sin justificar el motivo de la misma. Se limitó a exponer que los motivos serían determinados en una investigación posterior que aún hoy, más de siete meses después, sigue sin ser resuelto.

“El presidente del Cabildo no se avergüenza por mostrar que trabaja para determinados empresarios. El tiempo, y la Justicia, han venido a demostrar una vez más que el presidente del Cabildo actúa de forma arbitraria y al dictado de los intereses de cierto empresario de la isla”, declara el portavoz del grupo. “La actitud de San Ginés es vergonzosa para la ciudadanía de Lanzarote y lo retrata como lo que es, una marioneta de los poderosos”.

A juicio de Podemos, el trabajo de Polo Díaz ha sido y sigue siendo fundamental para el Cabildo, y no podemos permitirnos el lujo de renunciar a sus servicios. Su labor al frente de la Oficina del Plan Insular ha sido uno de los pilares esenciales para el control de las ilegalidades urbanísticas en la isla y una garantía de cumplimiento de los preceptos que lograron que esta isla fuese declarada en su día Reserva de la Biosfera. Además, su rigor, profesionalidad y honestidad están fuera de toda duda, como es fácilmente constatable entre los funcionarios de esta institución.

Por todo lo expuesto, Podemos reclama que sin más dilaciones se acate la sentencia y que Polo Díaz sea restituido en su puesto, y que San Ginés pida públicas disculpas al funcionario y a los ciudadanos de Lanzarote.