Podemos pide la prohibición de animales salvajes en circos y espectáculos itinerantes

Podemos Grupo Podemos ParCan, Notas de Prensa

Podemos pide al Gobierno canario la prohibición del uso de animales salvajes en circos y espectáculos itinerantes. El Grupo Parlamentario ha registrado una proposición no de ley (PNL) en el Parlamento de Canarias, por la que insta al Ejecutivo autonómico a modificar la Ley 7/2011, de actividades clasificadas y espectáculos públicos para incluir de forma expresa la prohibición de uso de animales salvajes en estos espectáculos. Esta iniciativa surge del trabajo conjunto con la plataforma La tortura no es cultura, Proyecto Gran Simio, Gato Pirata e Infocircos.

La diputada Natividad Arnáiz señala que “Podemos está en contra del uso de animales en cualquier espectáculo, pero nuestra deficiente ley de protección animal no lo permite.” Con el actual marco legislativo, explica, “solo es posible actuar a través de la ley de espectáculos pero seguiremos este objetivo paso a paso.”

Podemos argumenta que en el Estado español solo existe legislación garantista para la conservación de las especies, existiendo vacíos legales en torno a sanidad animal, seguridad del espectáculo y protección de los animales. Recuerda que es competencia de las administraciones locales y autonómicas velar por el cumplimiento y respeto de las necesidades de la fauna salvaje, atendiendo al Tratado Fundacional de la Unión Europea y a las cinco libertades sobre bienestar animal de la Organización Mundial de Sanidad Animal.

En el Estado español son cientos los municipios que, en sus pliegos de condiciones para obtener licencias, prohíben el establecimiento de circos con animales salvajes. Por su parte, Cataluña modificó recientemente su ley de protección animal incluyendo esta prohibición, experimentándose un incremento de público asistente a este tipo de espectáculos.

En la exposición de motivos, Podemos señala que “Estos animales sufren un continuo maltrato: extirpación de garras y dientes, crueles entrenamientos basados en exigencias físicas”, además de controles de dietas “para conseguir que el animal realice o adopte una figura antinatural y pasando la mayor parte de su vida atados o encerrados en jaula.”

A juicio del Grupo Parlamentario, “hay importantes indicadores que avalan el cambio demandado por una sociedad que desea seguir avanzando hacia el respeto y la convivencia desterrando las prácticas del maltrato animal.”