Preocupación en Podemos por la escasez de terapeutas ocupacionales en los recursos sanitarios y sociosanitarios de Tenerife

Podemos Tenerife

Tras tener conocimiento de que el servicio de terapeutas ocupacionales de la sanidad pública canaria está funcionando bajo mínimos y amenaza incluso con desaparecer, la consejera del Grupo Podemos en el Cabildo de Tenerife Mila Hormiga ha pedido la relación total de profesionales de ese grado universitario que trabajan en los recursos sociosanitarios públicos de la Isla tinerfeña, “para valorar si urge tomar acciones en defensa de los derechos de la ciudadanía tinerfeña que depende de la terapia ocupacional para lograr independencia y funcionalidad en sus actividades de la vida cotidiana”.

 

En concreto, ha pedido la relación de todos los terapeutas ocupacionales que trabajan en los servicios dependientes del Instituto de Atención Sociosanitaria (IASS), incluyendo tanto los centros de gestión directa e indirecta, como las asociaciones y ONGs que reciben subvenciones de este organismo adscrito a Corporación tinerfeña, “pues la terapia ocupacional es fundamental en los recursos asignados a las personas con discapacidad y a tercera edad”.

 

La alarma de Hormiga por la posible desaparición o merma significativa de esta profesión recogida en la cartera común de servicios que debe recibir la ciudadanía tinerfeña, fue activada por el presidente de la Asociación de Terapeutas Ocupacionales de Canarias (APTOCA), Diego Moguel Cano, durante un encuentro convocado por Podemos para abordar con distintos colectivos la situación de la sanidad pública en Tenerife.

 

Entre otros datos preocupantes, Moguel reveló que su colectivo ha tenido que interponer un recurso contencioso-administrativo contra la Dirección General de Recursos Económicos de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias “porque el servicio sanitario de terapia ocupacional ha sido omitido en la resolución del 30 de abril de 2015 que establece los precios públicos de los servicios sanitarios prestados por el Servicio Canario de Salud (SCS) y ha dejado sin respuesta la petición de información que formulamos en ese sentido”. La gravedad de que no haya precio público fijado para estos servicios enmarcados en el proceso de rehabilitación y en salud mental, destaca, es que ese baremo de precios es la base para determinar el coste de dichos servicios de terapia ocupacional en el convenio marco de asistencia sanitaria pública derivada de accidentes de tráfico y también para muchas subvenciones públicas.

 

Mila Hormiga señala que la preocupación de la asociación que representa a estos profesionales, “es razonable, pues la omisión de precio público que denuncian puede incluso acarrear la eliminación casi definitiva de este perfil profesional en la sanidad pública canaria o, como viene ocurriendo a menudo, que en vez de ser prestado por terapeutas profesionales, este importante servicio sea prestado por personal no cualificado”.

 

Y reseña que los datos que aportó Moguel sobre lo infravalorada que está la terapia ocupacional en la sanidad pública canaria, “son realmente preocupantes”. Aunque es una profesión muy desconocida y por lo general poco valorada desde las administraciones públicas, apunta que son estos profesionales quienes enseñan a las personas con algún grado de discapacidad a superar sus limitaciones de movilidad y poder vestirse, sujetar los cubiertos, agarrar objetos, subir y bajar de coches y guaguas y, en general, quienes ayudan a adquirir habilidades empáticas, funcionales e instrumentales a personas con algún tipo de discapacidad.